Armoll Peru

Articulos y Publicaciones

La Capacitación en Seguridad y Salud Ocupacional. ¿Incongruente con la realidad?

La capacitación, probablemente sea la mejor herramienta en los intentos de obtener mejores logros y objetivos en materia de seguridad y salud ocupacional. Actualmente disponemos de una modificatoria, mediante la Ley 30222, la misma que modifica un artículo específico sobre la capacitación que manifestaba la Ley 29783 (el artículo 27 de la referida ley). Y mediante el Decreto Supremo 006-2014-TR  – el reglamento de la Ley 30222 – se concretó una modificatoria referida a las capacitaciones en Seguridad y Salud en el Trabajo.

 

Todo aparentemente en el papel, se lee y entiende muy bien; pero el punto de discusión es sobre el aspecto que hace mención acerca de la “Autoridad Administrativa de Trabajo (AAT)”. Textualmente el último párrafo de la modificatoria mencionada dice: “La Autoridad Administrativa de Trabajo brinda servicios gratuitos de formación en seguridad y salud en el trabajo; estas capacitaciones son consideradas como válidas para efectos del cumplimiento del deber de capacitación a que alude el artículo 27 de la Ley.  La pregunta entonces es ¿Qué sucederá? Y la respuesta será muy sencilla: las empresas acudirán a la Autoridad Administrativa de Trabajo. El problema no está en recurrir al Estado o a sus organismos o autoridades para recibir y escuchar o aprender algunos aspectos en los seminarios gratuitos o charlas que puedan realizar en el Ministerio de Trabajo, sino que lamentablemente la realidad es muy diferente.

Tras visitar algunas empresas y haber realizado el levantamiento de información respectivo, me topé con empresas que para empezar no tenían nada implementado de la Ley 29783, y que sólo veían en la modificatoria la solución a todos sus problemas. Sus capacitaciones eran paupérrimas o inexistentes, no había una constancia de haberlas realizado, ni registro de capacitación, ni fotos, ni vídeos, ni material ni nada que si quiera ayude a demostrar la pobre capacitación brindada. A eso había que sumar, que urgía capacitaciones especializadas dado que en muchos casos estas empresas – por ejemplo – manejaban productos químicos que ni siquiera estaban codificados por una NFPA 704, o por una Normativa Internacional afín. Los almaceneros de estos productos estaban expuestos a una suma de riesgos ocupacionales (sin siquiera sábelo) y ni sabían cómo manejarlo de forma correcta, o qué hacer en caso de una emergencia, o si usaban o no un EPP para el manejo o la manipulación del mismo, y al preguntar si habían recibido capacitación en el manejo de algún producto químico (de los muchos que manejaban), no daban ni razón ni respuesta. Lo anecdótico de esto, es que estas empresas exportan y hasta en algunos casos cuentan con alguna certificación internacional. Lo que indica en buen cristiano que de cara para el exterior aparentemente estamos muy bien pero la realidad peruana dentro de las empresas en muy diferente.

Bien sabemos que el Estado no se daría abasto en brindar capacitaciones gratuitas, menos aún especializadas, para muchas empresas o sus trabajadores a nivel nacional. ¿Qué sucederá entonces?, Las empresas enviarán a un responsable de la empresa a una charla gratuita de la Autoridad Administrativa de Trabajo, y este explicará lo que bien haya podido entender en su empresa a los demás trabajadores. Se supone además que la Ley debe ser impartida a todos los trabajadores sin excepción, pero si el Estado deja entre ver que es posible que ellos den capacitaciones gratuitas a los miles de trabajadores, sin contar con personal capacitado y especializado, se convierte en una tarea titánica.

 

Si el Estado realiza modificatorias a una Ley, debe dejar claras las cosas y no a medio entender o medio comprender. Porque la realidad de las empresas peruanas y de todo su personal es muy amplia, por ejemplo no es lo mismo capacitar al profesional de una empresa, con un conocimiento básico en seguridad; y a los más de cien trabajadores que puedan estar en campo o un taller o planta y que en algunos casos no cuentan ni siquiera con una secundaria completa, ni cursos especializados. Llegar a estos últimos, a través de charlas o talleres es muy diferente y lograr cohesionarlos en un taller con sus jefes o sus responsables es aún más complejo. Más de una empresa “grande” sólo busca en el mejor de los casos cumplir con las cuatro charlas mínimas que establece la legislación. El problema está es que en cuatro charlas, no puedes o podrías capacitar sobre todos los riesgos ocupacionales a los que están expuestos tus trabajadores. Los riesgos ocupacionales son muchos y muy diversos, y en más de un caso hay que ser repetitivo en incidir al trabajador sobre el riesgo o peligro al que está expuesto.

 

Peor aún se cree que un profesional de salud que firme y selle documentos en 5 minutos al mes será la solución, a la ausencia de un sistema de gestión. El último error más grande lo tiene buena fe, el empleador, que estima que en el peor de los casos no capacitando al trabajador se ahorra mucho dinero, y aún, aunque sucediera algo no le pasará nada. Sería bueno recordar que aún la modificatoria de la Ley 30222 dice: “Si, como consecuencia de la inobservancia deliberada de las normas de seguridad y salud en el trabajo, se causa la muerte del trabajador o terceros o le producen lesión grave, y el agente pudo prever este resultado, la pena privativa de libertad será no menor de cuatro ni mayor de ocho años en caso de muerte y, no menor de tres ni mayor de seis años en caso de lesión grave”. Mejor dicho señor empresario, no caiga en una inobservancia deliberada, sabiendo que son muchos riesgos ocupacionales a los que están expuestos sus trabajadores, y creyendo que con cuatro charlas bastan. ¿Qué pasaría si por ejemplo un trabajador muere o se intoxica gravemente por la manipulación inadecuada de un producto químico, sobre el cual nunca haya recibido una charla o capacitación, de cómo manipularlo, o que equipos de protección utilizar? ¿Qué registros mostraría usted a una Fiscalía o Ministerio Público que demuestren que usted lo capacitó específicamente en dicho riesgo? ¿Argumentaría a su favor que dio cuatro charlas y que bastaron con eso? o ¿Argumentaría que acudió a las charlas gratuitas de la Autoridad Administrativa de Trabajo (Ministerio de Trabajo)?

 

Blgo. Martín Arévalo

Consultor en Seguridad y Salud Ocupacional.

Especialización OHSAS 18001.